Saltar al contenido

15 mejores cosas para hacer en Groton (CT)

Esta ciudad marítima en la orilla este del río Támesis alberga la principal base de submarinos de la costa este de la Marina de los Estados Unidos.

Una gran parte de la población de Groton está empleada en la base o en General Dynamics Electric Boat, el principal constructor de submarinos de la marina.

Así que no sorprende que Groton tenga un museo submarino maravilloso, y atracado en el río y listo para ser abordado está el USS Nautilus, el primer submarino de propulsión nuclear del mundo.

La mitad del dulce pueblo marinero de Mystic se encuentra dentro de los límites de la ciudad de Groton, por lo que lo incluiremos en esta lista, especialmente porque los dos centros están a solo siete millas de distancia.

En el medio hay un campo de batalla de la Guerra Revolucionaria, una costa escarpada, acantilados, faros, pequeñas islas y una parcela preservada de tierras de cultivo propiedad del primer gobernador de Connecticut en el siglo XVII.

Exploremos las mejores cosas para hacer en Groton :

Índice

1. Museo del Puerto Místico

Museo del Puerto Místico
Museo del Puerto Místico

El principal museo marítimo de Estados Unidos es un día sensacional, con más de 60 edificios históricos y una flota completa de embarcaciones que incluyen balandras, goletas, un barco de vapor y un barco ballenero de 1841. El Mystic Seaport Museum se estableció en 1929 y se encuentra entre los astillero de preservación, bullicioso paseo marítimo de antaño y jardines, hay edificios de museos con exhibiciones cautivadoras de historia y arte marítimo.

Un evento importante en 2019-20 es una exhibición de paisajes marinos de JMW Turner (1775-1851) prestados por la Tate.

Necesitará horas para explorar el pueblo marítimo del siglo XIX, donde cada edificio conserva su función original.

Por lo tanto, puede encontrar sextantes y similares en la tienda de instrumentos náuticos y ver cómo se ensamblan los barriles en la tonelería.

El planetario explica cómo los marineros usaban las estrellas para navegar, mientras que el barco ballenero, el Charles W. Morgan, ambienta la escena en el agua.

Este es el barco mercante sobreviviente más antiguo del mundo y el único barco ballenero de madera de la flota mercante estadounidense que aún está intacto.

2. Acuario Místico

acuario místico
acuario místico

Esta asombrosa atracción marítima tiene más de 10,000 animales y una gran cantidad de especies que no se pueden ver en ningún otro lugar de Nueva Inglaterra.

Las estrellas de Mystic Aquarium son las ballenas beluga, mientras que esta es una de las tres únicas instalaciones en los Estados Unidos que alberga leones marinos de Steller.

También hay una gran colonia de más de 30 pingüinos africanos de patas negras, así como mamíferos como leones marinos de California, focas de puerto del Atlántico y lobos marinos del norte.

Las piscinas táctiles le permiten sentir las espaldas de los tiburones bambú y las rayas, mientras que los dinosaurios animatrónicos en la exhibición Jurassic Giants seguramente capturarán la imaginación de los niños.

Tómese un tiempo para un espectáculo, en el Teatro Azul o en el nuevo Teatro 4D que proyecta películas interactivas.

En otros lugares, «Discover Long Island Sound» lo acerca a la vida silvestre de la costa de Connecticut, como la langosta y el scup de América del Norte, mientras que la exhibición de reptiles en Scales & Tails tiene todo tipo de lagartos y serpientes y ofrece la oportunidad de tocar la espalda. de un caimán juvenil.

3. Centro Místico

místico del centro
místico del centro

En ambas orillas del río, Mystic es pintoresca, transitable y esencialmente Nueva Inglaterra.

Main Street y las callejuelas y callejones que la rodean abundan en restaurantes de mariscos, tabernas, heladerías, galerías y muchas pequeñas tiendas de accesorios marítimos, dulces artesanales, moda, diseño del hogar, artículos para mascotas de alta gama, regalos hechos a mano y mucho más. más.

Un gran lugar para colapsar, helado en mano, es el muelle en Mystic River Park, observando el tráfico de agua negociando el famoso Mystic River Bascule Bridge.

Si no puede resistir la llamada del agua en un día caluroso, Adventure Mystic alquila tablas de remo y kayaks para ver ese puente desde un nuevo ángulo.

4. El Museo de la Fuerza Submarina

El Museo de la Fuerza Submarina
El Museo de la Fuerza Submarina

Un poco río abajo desde la Base Naval de Submarinos de New London hay un museo operado únicamente por el Comando de Historia y Patrimonio Naval, que lo convierte en un depósito para una variedad de embarcaciones, componentes y artefactos relacionados con los submarinos.

El más notable de ellos es el USS Nautilus, del que hablaremos a continuación.

Afuera, en la acera delantera, hay cuatro submarinos enanos, entre ellos un mini-submarino japonés Tipo A para dos hombres de la Segunda Guerra Mundial.

La Sala Principal cuenta la historia de la navegación submarina, y suspendida del techo hay una maqueta diseñada a partir de una ilustración de la primera edición de 20.000 leguas de viaje submarino de Julio Vernes.

Puede seguir la evolución de los submarinos a lo largo de las décadas en Model Wall y entrar en el centro de ataque de un submarino de clase Sturgeon.

Posteriormente, el área de exhibición principal contiene una réplica de tamaño completo de la Tortuga de Bushnell, uno de los primeros submarinos utilizados en la Guerra Revolucionaria, así como una amplia gama de armas y artefactos submarinos relacionados con el USS Nautilus.

5. USS Nautilus

USS Nautilus
USS Nautilus

Parte integral del Museo de la Fuerza Submarina, el USS Nautilus se convirtió en el primer submarino nuclear operativo del mundo cuando fue botado en 1954. El buque también hizo historia en 1958 cuando se convirtió en el primer submarino en hacer un tránsito sumergido del Polo Norte, una hazaña hecha posible por su sistema de propulsión nuclear, lo que le permite permanecer bajo el agua durante mucho más tiempo que los submarinos diésel.

El USS Nautilus es el barco oficial del estado de Connecticut y se convirtió en museo a mediados de los años 80.

Puede realizar un recorrido de audio autoguiado a través de los dos compartimentos delanteros, incluido el comedor de la tripulación, la sala de control, la sala del periscopio, las provisiones, la cocina, los alojamientos de la tripulación y la sala de torpedos delantera.

6. Parque estatal del campo de batalla de Fort Griswold

Parque estatal del campo de batalla de Fort Griswold
Parque estatal del campo de batalla de Fort Griswold

La batalla más grande que se libró en Connecticut durante la Guerra Revolucionaria tuvo lugar en lo alto de la orilla este del río Támesis en 1781. En la batalla de Groton Heights, una fuerza, dirigida por Benedict Arnold, quemó New London hasta los cimientos y luego tomó Fort Griswold después amarga lucha.

Luego se produjo una masacre, cuando los británicos mataron a 88 soldados estadounidenses que se rendían.

Los movimientos de tierra del fuerte aún están intactos y se han restaurado un par de edificios, como un horno de tiro y un polvorín, y la Casa Ebenezer Avery, que albergó a los heridos después de la batalla y está abierta para visitas los fines de semana de verano.

El Museo Monument House de al lado profundiza en la batalla y sus antecedentes.

Las víctimas de la masacre son conmemoradas por el Monumento de granito Groton, un obelisco de 39 metros de altura y levantado en 1830.

7. Parque estatal Bluff Point

Parque estatal Bluff Point
Parque estatal Bluff Point

En Bluff Point, en el lado este del estuario de Poquonnock, se encuentra la última gran extensión de tierra sin desarrollar en cualquier parte de la costa de Connecticut.

La península, cubierta por un profundo bosque, se extiende hacia el sur hasta Long Island Sound durante 1,5 millas y estos 800 acres están designados como «Reserva Costera». Esto significa que la única forma de acceder al parque es a pie o en un vehículo no motorizado.

Puedes caminar por un sendero hasta el risco del mismo nombre del parque, abriéndose paso a través de un túnel de árboles y saliendo al espacio abierto, y finalmente llevándote a la cima de un acantilado expuesto al viento.

El parque estatal es un sitio valioso para la observación de aves, y aquí se han observado más de 200 especies de aves playeras, aves marinas y aves paseriformes.

Los pescadores de agua salada también acuden en masa a Bluff Point y lanzan sus anzuelos para anjova, trucha marina, lubina rayada y lenguado de verano.

8. Puente basculante del río Mystic

Puente basculante del río místico
Puente basculante del río místico

El puente levadizo que conecta el lado de Groton de Mystic con Stonington en la ruta 1 es satisfactorio de ver en acción, principalmente porque todos los componentes están al aire libre.

Estos incluyen dos ruedas de toro pesadas impulsadas por dos motores eléctricos de 635 kg, así como un par de inmensos contrapesos de hormigón sobre una estructura de acero.

El diseño del puente fue patentado por el ingeniero de Nueva York Thomas E.

Brown en 1918 y la construcción se completó en dos años.

La razón de la configuración única del puente se debe a la posición baja del cruce durante la marea alta, lo que requería que el mecanismo estuviera arriba, en lugar de debajo del cruce.

The bridge opens around 2,200 times a year: There are openings at the 40-minute mark every hour during daylight hours between May 1 and October 31, each one lasting about five minutes.

9. Avery Point Light

Punto de luz Avery
Avery Point Light

The headland poking into Long Island Sound at Avery Point is occupied by the distinguished looking buildings and outdoor sculpture of the University of Connecticut’s Marine Sciences campus.

The Jacobethan Bradford House here dates to the late-19th century and modelled on the famous Newport mansions.

There’s a seafront trail around the point, installed with interesting interpretive boards telling you about the ecology of Long Island Sound and the Thames River estuary.

The landmark at the very southern end is Avery Point Light, which was first active from 1944 to 1967 before falling into disrepair.

The lighthouse was reactivated in 2006 following a long-term restoration and still stands as the last lighthouse erected in the state as a navigational aid.

For visitors the wide open skies and views encompassing Pine Island and New York’s Fishers Island make this a special place at sunset.

10. Eastern Point Beach

Eastern Point Beach
Eastern Point Beach

This small beach has all a family could want for a day by Long Island Sound.

The surf is tranquil at Eastern Point Beach thanks to offshore reefs and because the beach is withdrawn at the mouth of the Thames River next to Avery Point.

There’s a swathe of white sand, fringed by a grassy space with playscapes for kids, as well as volleyball courts and basketball.

Between the middle of June and the start of September the beach is attended by a lifeguard and has a snack bar.

As with any public beach in Connecticut there’s a fee to use the parking lot, and this can be quite steep for non-residents.

11. Mystic Museum of Art

Mystic Museum Of Art
Mystic Museum Of Art

The Mystic Art Association was founded by the landscape painter Charles Harold Davis (1856-1933) in 1913, and made up of the artists who would visit this coastal village to paint.

In 1931 the association established the Mystic Arts Center, and in 2016 this was redubbed the Mystic Museum of Art.

The museum has a small but highly-regarded permanent collection, spanning the start of the 20th century to the present, with pieces by Robert Brackman and Henry Ward Ranger.

When we put this list together there was a exhibition for the famed Mystic-based painter, watercolourist and etcher, Yngve Edward Soderberg (1896-1972).

12. Outer Light Brewing Company

Outer Light Brewing Company
Outer Light Brewing Company

Groton has a great little craft brewery in a trucking depot by the railroad tracks.

Something to love about Outer Light is that it has perfected a small core of four year-round beers, and these are complemented by seasonal and one-off brews.

The four linchpins are the Lonesome Boatman Ale, Libation Propaganda Coffee Stout, SUBduction IPA and Cloudbreak Double IPA.

The family-friendly taproom is open Wednesday to Sunday, whether you want to sit down with a pint, try a flight, fill a growler or take cans to go.

You’re welcome to order in for something to go with your brew, and there’s a much-loved diner, Norm’s, a couple of minutes up the road.

13. Haley Farm State Park

Haley Farm State Park
Haley Farm State Park

There’s a tract of farmland dating back to the Colonial era in the 17th century at Haley State Park, east of Bluff Point.

The first governor of Connecticut, John Winthrop the Younger (1606-1676) owned a portion of the farm here.

Later occupants include the Chester family whose headstones can still be seen in