Saltar al contenido

15 mejores cosas que hacer en las Azores (Portugal)

Los volcanes y las Azores van de la mano: casi todos los volcanes que se encuentran en suelo portugués se encuentran en estas islas. Hay pistas espectaculares de su poder en una península en Faial que se formó en la década de 1950, o en la actividad geotérmica alrededor de la ciudad de Furnas en São Miguel, donde los chefs locales usan el calor para cocinar.

También en São Miguel hay calderas pacíficamente inactivas que se han convertido en lagos con helechos, arbustos de enebro y coníferas que recubren sus cráteres. Con todo este esplendor natural y un clima subtropical templado, las Azores son un lugar increíble para estar al aire libre, practicar senderismo, bucear o observar las numerosas especies de ballenas que se congregan en alta mar.

Exploremos las mejores cosas para hacer en las Azores :

Índice

1. Sete Cidades Caldera

Sete Cidades Caldera
Sete Cidades Caldera

Nada puede prepararlo para la majestuosidad del macizo de Sete Cidades en el lado oeste de la isla de São Miguel.

Aquí, dos lagos verdes y azules están instalados en una vegetación siempre verde y protegidos por un enorme cráter volcánico que se eleva como murallas.

Este paisaje ha sido moldeado por sucesivos eventos volcánicos durante los últimos 38.000 años.

La última erupción podría haber sido tan reciente como en el siglo XV, justo antes de que la isla fuera colonizada.

No faltan los miradores para disfrutar de unas vistas asombrosas, pero tome nota del mirador Vista do Rei en el borde sur junto al hotel abandonado Monte Palace.

2. Capelinhos

Capelinhos
Capelinhos

Desde septiembre de 1957 hasta octubre de 1958, el perfil de la isla de Faial cambió para siempre con la erupción del volcán Capelinhos.

Esto dio a luz a una isla completamente nueva, que luego se unió a Faial por un istmo.

Asimismo, los daños obligaron a 1.800 personas a emigrar definitivamente a Estados Unidos, aunque no hubo víctimas.

Es un poco apresurado poder pararse en un pedazo de tierra donde solo había océano hace 60 años, o ver techos sumergidos en cenizas.

Las fotografías no te dan una impresión real de las asombrosas dimensiones de este nuevo parche de desierto volcánico negro.

Echa un vistazo al faro en ruinas, que se ha incorporado a un museo sobre el volcán.

3. Angra do Heroísmo

Angra do Heroísmo
Angra do Heroísmo

No fue hasta que llegó la era del vapor en el siglo XIX que el tráfico transatlántico pudo pasar por alto este puerto esencial en la isla de Terceira.

En los siglos XV y XVI en particular, fue un trampolín para las expediciones al Nuevo Mundo.

Angra do Heroísmo es una ciudad encantadora y animada con una arquitectura en su mayoría del siglo XVIII.

Rua da Sé es una delicia, con sus pavimentos de mosaico y casas tradicionales con marcos de puertas y ventanas pintados en colores brillantes.

Haga una pausa para tomar una foto de la catedral, recorra las tiendas y entre en contacto con la rica historia en el museo de la ciudad.

4. Montaña del Pico

Montanha do Pico
Montanha do Pico

En la isla de Pico se encuentra el punto más alto de todo Portugal, la Montanha do Pico con 2.351 metros.

A menudo visto desaparecer entre las nubes, este estratovolcán puede parecer amenazador, y su erupción más reciente ocurrió en 1718. Pero lo que quizás no se dé cuenta a primera vista es que no es demasiado difícil de escalar y no requiere equipo avanzado aparte de una buena caminata. engranaje.

Tienes que registrarte en el centro de visitantes antes de partir, y toda la ruta hasta la cima está marcada con postes de madera cada 50 metros que te indican la elevación.

Si tienes la suerte de hacer el ascenso en un día despejado, hay una vista clara de las islas de Graciosa, Faial, Terceira y São Jorge.

5. Lagoa do Fogo

Lagoa do Fogo
Lagoa do Fogo

También en la isla de São Miguel hay otro estupendo lago de cráter que es uno de los cuerpos de agua más grandes de las Azores.

Dada la tranquilidad de este escenario, con flora endémica de las Azores en las pronunciadas laderas que lo rodean, parece imposible que la erupción más reciente haya tenido lugar en 1563. Hay una reserva natural para mantener la atmósfera virgen del lago.

Comenzará conduciendo hasta el borde, que es una aventura en sí misma alrededor de curvas cerradas.

Y luego deténgase para tomar fotos y avance poco a poco hasta la orilla.

Esté atento al pronóstico del tiempo e intente programar su visita para un día despejado porque el cráter a menudo está envuelto en niebla.

6. Monte Brasil

Fortaleza de São João Baptista
Fortaleza de São João Baptista

Esta masa que se adentra en el océano al sur de Angra do Heroísmo son los restos de otro cono volcánico.

Dada su ubicación entre las bahías de Fanal y Angra de la ciudad, era el lugar ideal para las fortificaciones.

La Fortaleza de São João Baptista data de 1567 y está reforzada en el istmo por cinco baluartes.

Desde la década de 1960 ha sido reutilizado como Pousada de Portugal (un hotel de lujo). Si te apetece caminar hasta la cima, puedes unirte al sendero directamente desde Angra do Heroísmo y no te llevará más de una hora.

En la parte superior hay un monumento a la ocupación portuguesa, emplazamientos de armas de las Guerras Mundiales y una vista de la ciudad para atesorar.

7. Algar do Carvao

Algar do Carvao
Algar do Carvao

En el centro de Terceira puedes descender 100 metros en un antiguo tubo de lava.

Podrás entrar en la cámara de magma de un volcán extinto real, y es una experiencia surrealista, cuando miras hacia arriba y ves el cielo a través del cono en lo alto.

La geología del volcán y la protección de estas cámaras de la intemperie han permitido que los musgos y helechos le den un hermoso tono verde a las partes superiores de la cueva.

Más abajo las paredes están recubiertas de estalactitas de sílice y en el fondo hay un enorme lago de aguas cristalinas.

8. Lagoa das Furnas

Lagoa das Furnas
Lagoa das Furnas

Nuestro tercer lago en São Miguel también tiene algo especial que lo ayuda a destacarse, ya que hay signos evidentes de actividad volcánica en la costa noroeste.

En un paseo marítimo elevado obtendrá una buena vista de las piscinas y pequeñas calderas que eructan vapor.

Estos pequeños cráteres incluso son utilizados por los chefs de los restaurantes de la localidad de Furnas que traen sus ollas de cozido (guiso de carne y verduras) y las dejan hervir a fuego lento en la tierra caliente.

Si vienes alrededor del mediodía, podrás verlos pescarlos en las calderas.

Y después de eso, puede sentirse tentado a dirigirse a la ciudad para degustar la comida tradicional cocinada con actividad volcánica.

9. Poça da Dona Beija

Poça da Dona Beija
Poça da Dona Beija

No importa el clima, pasará un momento maravilloso sumergiéndose en este complejo de aguas termales cerca de Furnas en São Miguel.

Las piscinas son alimentadas por una fuente termal que emerge en una cueva con una temperatura de 40°C. Originalmente, la gente se bañaba en la cueva hasta que se volvió más seguro canalizar el flujo de agua hacia piscinas artificiales, cada una con una temperatura diferente.

Furnas se ha hecho un nombre por sus aguas termales, que ayudan a cultivar las granjas locales de ñame.

The pool complex has been updated recently and is fringed by tropical vegetation.

10. Caldeira

Caldera
Caldeira

You’ll realise how the landscapes in the Azores are in a constant state of flux at this stunning caldera in the middle of Faial.

Before the eruption to the east at Capelinhos in the 1950s this was a lake like the kind you’ll see on São Miguel.

Now the crater, almost 1.5 kilometres in diameter, is mostly dry, but teems with plant-life and the tone of the greenery changes according to the light and time of day.

The rim of the crater is 400 metres up and can be reached on an eight kilometre trail that is challenging but never arduous if you have the right gear.

11. Marina da Horta

Marina da Horta
Marina da Horta

On Faial Island is the Azores’ main recreational harbour.

This is a crucial staging post for transatlantic regattas as well as amateur sailors crossing the ocean, so you may be surprised how busy it can get.

People from all over the world end up here, and super yachts are moored across the harbour from tiny craft that can fit one or two.

But what they all share is a sense of superstition: The walls and ground of the quays, docks and breakwaters are plastered with paintings made by almost every captain to pass through, telling you the name of the vessel and date of the voyage.

12. Islet of Vila Franca do Campo

Islote de Vila Franca do Campo
Islet of Vila Franca do Campo

Not many people can say that they’ve sunbathed on the slopes of an ancient caldera and gone swimming in its crater.

But this is exactly what you can do on this tiny island a kilometre off the coast of São Miguel.

There’s a boat service from the pier at Vila Franca do Campo for the short crossing.

What you’ll encounter on arrival is a partially submerged cone with rich vegetation on its walls.

There’s a lagoon in the middle fed by the ocean on the landward side, and so completely shielded from the ocean currents.

It’s a strange, beautiful spot that fills up quickly on sunny days.

13. Wave Sports

san miguel
São Miguel

Washed by the full force of the Atlantic and with waves sculpted by the volcanic seabed, the Azores are a surfer’s paradise.

There are point breaks, reef breaks and beach breaks, and healthy swells generated by tropical storms that miss this archipelago by several hundred kilometres to the south.

Every island has a few great spots, but the one with the most, and the best infrastructure is probably São Miguel.

On the north shore, the beautiful volcanic beach Praia de Santa Barbara is served by a handful of surf schools and has hosted World Surf League events since 2010.

14. Whale and Dolphin Watching

Avistamiento de delfines
Dolphin Watching

In the not so distant past whaling was a source of many livelihoods in the Azores.

And some 25 kinds of cetaceans, both resident and migratory, are happy visitors to these waters.

You can even base a whole holiday around nature spotting as there are expeditions available at every marina, and your chances of seeing something amazing are high.

There are whales and dolphins around the Azores at all times of the year, but some species are seasonal.

In spring sei, blue and fin whales pass through the area, while sperm whales tend to be more visible in the summer.

15. Diving

Buceo
Diving

Given the latitude of the Azores, diving isn’t a year-round pursuit.

But when the water temperatures are higher, from June to October, that volcanic geology and the staggering ecological diversity allow for once-in-a-lifetime dives.

Each island brings something different to the table: Near the old port of Angra do Heroísmo in Terceira there’s an underwater anchor graveyard, while the awesome topography of Pico Island continues beneath the waves with sheer volcanic cliffs.

Off São Miguel there are volcanic canyons at low depth, providing a habitat for octopuses and triggerfish.

Where to stay: Best Hotels in Azores, Portugal

Lowest Price Guarantee