Saltar al contenido

25 increíbles gemas ocultas en Carolina del Norte

Un estado del sur por excelencia en los Estados Unidos, Carolina del Norte tiene mucho más que ofrecer que sus majestuosas montañas, intrigantes rutas de senderismo, encantadores piedemontes y pintoresca costa.

Carolina del Norte, el noveno estado más poblado de Estados Unidos, comparte sus fronteras con Carolina del Sur, Georgia, Tennessee, Virginia y, sobre todo, con el Océano Atlántico. El estado está dividido en cien condados y la capital, Raleigh, junto con Durham, alberga el parque más grande de los Estados.

Cabo Hatteras, comúnmente conocido como el «Cementerio del Atlántico», tiene un historial de más de 1000 barcos perdidos desde 1526.

Con una historia fascinante y un rico patrimonio, Carolina del Norte alberga algunos de los secretos mejor guardados del mundo.

Exploremos algunos de los lugares más misteriosos del estado.

Índice

1. Cámara de nubes para los árboles y el cielo, Raleigh

Cámara de nubes para los árboles y el cielo, Raleigh
Cámara de niebla para los árboles y el cielo

Claramente similar a una casa hobbit, la Cámara de nubes para los árboles y el cielo, una exhibición al aire libre del artista británico Chris Drury, se encuentra en el Museo de Arte de Carolina del Norte, el más grande de su tipo en los Estados Unidos.

La arquitectura única es una cámara de forma redonda construida con madera, piedra y césped que se inspira extrañamente en un diseño de «cuento de hadas» combinado con tecnología medieval.

Una puerta de madera actúa como el único punto de entrada y salida a la cámara, que cuando está cerrada, restringe cualquier fuente de luz en la habitación, a excepción de un pequeño agujero en el techo que actúa como cámara oscura o cuarto oscuro. Este primitivo truco óptimo te permite caminar entre las copas de los árboles virtuales, las nubes y el cielo azul, todo creado con nada más que una tecnología que involucra la luz del sol.

2. Pueblo abandonado de Henry River Mill, Hildebran

Pueblo abandonado de Henry River Mill
Pueblo abandonado de Henry River Mill

Una vez que fue una importante ciudad industrial, Henry River Mill abrió sus puertas en 1905 en un pueblo que una vez apareció como ‘Distrito 12’ en la famosa película ‘Los juegos del hambre’. A medida que la tecnología industrial evolucionó, el molino que alguna vez fue próspero comenzó a perder su encanto y se cerró en 1973. Después de eso, la gente comenzó a mudarse y finalmente dejó el pueblo completamente abandonado en 1987.

Hoy, el pueblo fantasma de Henry River Mill es propiedad exclusiva de Wade Shepherd, un hombre de 83 años que vive cerca.

Después de la filmación de ‘Los juegos del hambre’, el pueblo experimentó un breve período de acción cuando los visitantes comenzaron a explorar los alrededores, sin embargo, desde que el pueblo fue abandonado por primera vez, se informaron varios rumores de actividades paranormales.

Aunque todavía no se ha probado nada, la gente a menudo afirma que les arrojaron cosas como piedras y palos cuando pasaron por el edificio más grande del pueblo, que se sabe que es el primero que se construyó aquí.

Algunos visitantes informaron haber escuchado ruidos de varios hombres conversando y, si se acercaba a ellos, podía ver a tres de los trabajadores originales en el molino hablando entre ellos.

¿Lo suficientemente valiente como para esperar y espiar? Tenga cuidado, ya que hacen una pausa para mirarlo con una sonrisa fría y espeluznante.

3. Parque temático Land of Oz, Beech Mountain

Parque temático Tierra de Oz, Beech Mountain
Parque temático Tierra de Oz

Inaugurado en 1970 en honor al libro original de L. Frank Baum, el parque temático Land of Oz se estableció inicialmente para seguir atrayendo visitantes a la estación de esquí Beech Mountain contigua.

Los interiores del parque albergan a actores disfrazados que representan personajes del libro. Los visitantes podían dar un paseo por Yellow Brick Road y experimentar el ciclón que llevó a Dorothy a Oz, conocer a Tin Woodsman e incluso encontrarse cara a cara con el propio mago.

Sin embargo, el parque perdió su encanto cuando comenzó a desviarse hacia la película, y un incendio que destruyó el vestido de Judy Garland de la película selló el destino del parque temático Land of Oz.

El parque cerró en 1980, pero, después de una restauración parcial, solo abre una vez al año para el evento Otoño de Oz que recibe a varios miles de turistas. Pero, aparte del evento, el parque se encuentra en ruinas y abandonado.

Obtenga el permiso previo de los propietarios de la tierra si tiene la intención de visitar el parque fuera del evento y tener toda la Tierra de Oz para usted solo (por cierto, una gran idea).

4. Castillo Mont Rouge, Rougemont

Castillo Mont Rouge, Rougemont
Castillo Mont Rouge

Construido por el artista local Robert Mihaly para que sirviera como su estudio y hogar a tiempo parcial, Castle Mont Rouge está escondido al final de un largo tramo de carretera de montaña. Construido con mármol y bloques de hormigón en una combinación de estilo arquitectónico europeo y de Oriente Medio.

Si bien los exteriores estaban casi terminados, la construcción de los interiores se detuvo a mitad de camino después de que falleciera la esposa de Mihaly.

El castillo abandonado, con pisos de madera podrida y una estructura inestable, es ahora un territorio popular entre los grafiteros.

Se rumorea que Mihaly todavía usa el Castillo como su estudio de medio tiempo.

Se ha colocado un cartel de «prohibido el paso» fuera de la propiedad, pero Castle Mont Rouge sigue siendo una gran sesión de fotos para los amantes de la arquitectura y las historias perdidas.

5. Roca Judaculla, Sylva

Roca Judaculla, Sylva
Roca Judaculla

Una roca antigua con un pasado aparentemente misterioso, la Roca de Judaculla era un sitio sagrado antes de la colonización de América del Norte. Los indios Cherokee que lo adoraban creían que la huella de la mano de siete dedos de aspecto extraño fue dejada por Judaculla, una criatura antigua que, mientras saltaba de una montaña a otra, aterrizó accidentalmente en la roca.

Se han informado varias leyendas urbanas sobre sonidos sobrenaturales alrededor de la roca, pero hasta ahora no se ha encontrado nada sustancial.

Una excavación alrededor del área llevó a los arqueólogos a creer que los grabados en la esteatita podrían ser de alrededor del 2000 a.

6. Zona de paso del diablo, Bear Creek

Terreno de trampeo del diablo, Bear Creek
Terreno de trampeo del diablo, Bear Creek

¿Tienes lo que se necesita para pararte justo en medio de la pista de baile del diablo y desafiarlo a un estilo libre?

Según fábulas que datan de 1882, Devil’s Tramping Ground, un terreno yermo en el centro de un camino de tierra exuberante, es conocido por un fenómeno extraño: se dice que no importa lo que arrojes en medio de este parche, incluso las cosas más pesadas, ¡lo encontrará tirado cuando lo visite a la mañana siguiente!

La gente dice que el Diablo usa este lugar para bailar por la noche, y algunos incluso afirman haber encontrado un par de ojos rojos brillantes por la noche.

Hace unos años, un periodista junto con sus dos perros acamparon justo en el Tramping Ground. Aunque no experimentó nada inusual y no fue arrojado misteriosamente, hubo sonidos de pasos que rodeaban el campamento por la noche.

7. Luciérnagas fantasmas azules, Hendersonville

Luciérnagas fantasmas azules, Hendersonville
Luciérnagas fantasmas azules

¿Qué puede ser inusual en un montón de luciérnagas, verdad? Equivocado.

Las luciérnagas fantasmas azules de Hendersonville no son los típicos bichitos diminutos y deliciosamente titilantes. De hecho, estas luciérnagas, científicamente conocidas como phausis reticulata, se enorgullecen de ser diferentes del resto.

Apareciendo solo durante un mes cada verano, las luciérnagas fantasmas azules, a diferencia de sus contrapartes similares, emiten un color azul verdoso y no parpadean, ¡BRILLAN! Aunque puede no parecer una gran diferencia, necesitas experimentar verdaderamente el fenómeno para saber qué lo hace tan diferente y etéreo. Además, su color los hace extremadamente difíciles de capturar con una cámara.

Por supuesto, como cualquier otro evento surrealista, las luciérnagas fantasmas azules también tienen una leyenda: aparentemente, ¡son los fantasmas de los soldados confederados!

De mediados de mayo a mediados de junio es el mejor momento para detectar esta ocurrencia. Espera hasta después del atardecer y la magia aparecerá como un reloj.

8. Museo de Criptozoología y Paranormal, Littleton

Museo de Criptozoología y Paranormal, Littleton
Museo de Criptozoología y Paranormal, Littleton

¿Por qué siempre encontramos los sucesos más espeluznantes e incomprensibles en el campo de Estados Unidos? Bueno, suponemos que tampoco los querrías junto a tu patio delantero.

Littleton, Carolina del Norte, alberga uno de los museos más espeluznantes de los Estados Unidos: el Museo de Criptozoología y Paranormales, una exhibición dedicada a personajes y eventos extraños que se ven en la ciudad.

El criptólogo local Stephen Barceló, el fundador del Museo y el primer punto de contacto cada vez que un ciudadano del pueblo experimenta algo antinatural, colecciona y exhibe aquí artefactos inusuales y artículos de naturaleza paranormal.

Moldes de huellas de Bigfoot, testimonios fotográficos de avistamientos de ovnis y la Sra. Beasley, la muñeca embrujada, son algunos de los habitantes de este museo dedicado a lo misterioso.

9. La última estación Shell Oil Clamshell, Winston-Salem

La última estación Shell Oil Clamshell, Winston-Salem
The Last Shell Oil Clamshell Station

Heard of the multinational oil and gas company, Shell? Winston- Salem, in North Carolina is home to the final survivor of the skilfully crafted Shell Oil station which was built to represent the company’s logo, and attract customers as a part of its advertising strategy.

A tricky construction back then, the Clamshell Station remained operational as a gas station until the 1950s. It is the first of its kind in the United States to have been included in the National Register of Historic Places.

The ex-gas station is now memorabilia of the past – a clamshell station calendar hung on the wall, old black and white photos on the shelves, antique cans, a coffee mug, a coffee table book, and an antique Shell-labelled red container decorates the interiors.

10. The Bunker Hill Covered Bridge, Claremont

El puente cubierto de Bunker Hill, Claremont
The Bunker Hill Covered Bridge, Claremont

Would you dare to enter a ‘covered’, dark bridge built in 1894 not knowing what’s on the other side?

Though covered, dark, and ancient, the Bunker Hill Bridge isn’t spooky at all (or maybe just a little). Presumably the last of its kind in the United States of America, the bridge was created in 1894 as a means to cross Lyla Creek.

One of the only lasting lattice truss suspensions across the state and the country, the Bunker Hill Bridge is quite an amusement for inquisitive engineering historians as well as modern-day enthusiasts.

Restored in 1994 by the Catawba County Historical Association, the Bridge was owned by a family until 1985 and continues to be a National Civil Engineering Landmark.

11. Stanley Rehder Carnivorous Plant Garden, Wilmington

Jardín de plantas carnívoras Stanley Rehder, Wilmington
Stanley Rehder Carnivorous Plant Garden

Imagine – A person whose life is dedicated to the cultivation of endless ‘flesh-eating’ plants? A garden that only gives residence to plants with TEETH? And, above all, a heist of $20,000 worth of Venus flytraps?

The sole site of all the above-mentioned atrocities, Stanley Rehder Carnivorous Plant Garden is Wilmington’s dedication to its ‘flytrap man’, Stanley Rehder, the horticulturist behind this unusual cultivation.

Located behind Alderman Elementary School, the insectivorous plant garden is home to several scavenging plant species such as sundews, Venus flytraps, and pitcher plants.

Visit anytime during the day, on Saturdays if you are interested in free hikes, but don’t forget to put on your boots – you wouldn’t want to miss a toe, would you?

12. Shangri-La Stone Village, Prospect Hill

Pueblo de piedra de Shangri-La, Prospect Hill
Shangri-La Stone Village

You possibly couldn’t fit into these miniature homes, but it’s worth trying!

Shangri-La Stone Village, the brainchild of Henry L. Warren, who dedicated the last few years of his constructing the gnome-sized city out of rocks from his own land, is an interesting architectural wonder that consists of 27 elaborate buildings.

From 1968 to 1977, Warren designed the city to have all the contemporary amenities such as a hotel, a theatre, a gymnasium, and even a water tower. The solid stone used in the construction has prevented the village from weathering.

Paradoxically, the creator of this fantasy world passed away while he was completing the city’s hospital.

13. The House of Mugs, Collettsville

La casa de las tazas, Collettsville
The House Of Mugs

Also known as the Collettsville Cup House, the House of Mugs is a product of true love and dedication, put together one nail and cup at a time.

Owned by Avery and Doris Sisk, the cup-covered home lays at the extreme end of an unpaved country road in the town. An accidental creation, the collage of coffee mugs began when the couple brought home a set of 15 random mugs and hung them around as a decoration.

After several years and 20,000 mugs later, the couple has created a masterpiece, a legacy that is absolutely worth a visit if you are in the neighborhood. The Sisks are known as highly friendly and welcoming people who love inviting visitors into their cozy world of coffee mugs.

You are welcome to hang your mug if you can find an empty nail!

14. Helen’s Bridge, Asheville